2.14.2018

Concurso de cuentos en EduCaixa

La plataforma EduCaixa trabaja para potenciar la formación de los más pequeños en las llamadas disciplinas STEAM (ciencia, tecnologías, ingeniería, artes y matemáticas) y por ello lanza proyectos como el concurso de cuentos de temática científica, que este año celebra su decimosexta edición.
La convocatoria para este año se extenderá hasta el próximo día 6 de abril.
 Este fue el relato ganador del año pasado, escrito por el alumando de 2º de primaria de la Escola Poble-sec en Barcelona.
https://miradasconalma.org/noticias/rumbo-al-planeta-f/

Cartas muy cariñosas

El alumnado de segundo para conmemorar este Día, les ha dedicado cartas a sus seres más queridos.

2.13.2018

El arte de escribir

Gianni Rodari, el gran maestro y  escritor de literatura infantil, entre sus magníficas obras nos dejó su "Gramática de la fantasia", en la que encontramos técnicas y recursos diversos para inventar y contar historias. Os dejamos la obra seguro que aprovecharemos muchos de sus recursos para fomentar la escritura creativa.

2.06.2018

Poemas desde el amor II

Segunda y última entrega de nuestro monográfico dedicado al amor.

¿Mi tierra? 
Mi tierra eres tú. 
¿Mi gente?
Mi gente eres tú. 
El destierro y la muerte
para mi están adonde 
no estés tú. 
¿Y mi vida?
Dime, mi vida, 
¿qué es, si no eres tú?
Luis Cernuda

Quítame el mar si quieres,
quítame el aire pero
no me quites tu risa
porque me moriría.
Pablo Neruda

Yace aquí de un amador
Antonio Gamoneda
el mísero cuerpo helado,
que fue pastor de ganado,
perdido por desamor.
Murió a manos del rigor
de una esquiva hermosa ingrata,
con quien su imperio dilata
la tiranía del amor.
Mlguel de Cervantes


Tres cosas me tienen preso
de amores el corazón:
la bella Inés, el jamón
y berengenas con queso.
Baltasar de Alcázar

Y te enviaré mi canción: 
“Se canta lo que se pierde”, 
con un papagayo verde 
que la diga en tu balcón
 Antonio Machado.

Mi manera de amarte es sencilla:
te aprieto a mí
como si hubiera un poco de justicia en mi corazón
y yo te la pudiese dar con el cuerpo.
Antonio Gamoneda

Es el amor, la vida... ¡Todo eso
hecho canción! La noche se ilumina;
florecen astros sobre la laguna...
¿Es la luna que canta al darte un beso,
o el ruiseñor que estremecido trina
al recibir los besos de la luna?
Francisco Villaespesa.

Amo las cosas loca,
locamente.
Me gustan las tenazas,
las tijeras,
adoro
las tazas,
las argollas,
las soperas,
sin hablar, por supuesto,
del sombrero.
Amo
todas las cosas,
no sólo
las supremas,
sino
las
infinita-
mente
chicas,
el dedal,
las espuelas,
los platos,
los floreros.
Ruben Dario
Amar, amar, amar, amar siempre, con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo:
Amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.
Rubén Dario

¡Ahí viene mi cabra guapa!
(La quiero tanto como a una dama)
¡Qué bien camina, miradla!
¡Cómo mira y cómo indaga!
Juan Ramón Jiménez
¡Cómo de pronto se para!
........................
yo sé que es una mujer
que está escondida en la cabra.
 Juan Ramón Jiménez.

Las manos de mi cariño
te están bordando una capa
con agremán de alhelíes
y con esclavina de agua.
Cuando fuiste novio mío,
por la primavera blanca,
los cascos de tu caballo
cuatro sollozos de plata.
La luna es un pozo chico,
las flores no valen nada,
lo que valen son tus brazos
cuando de noche me abrazan,
lo que valen son tus brazos
cuando de noche me abrazan
Federico García Lorca

Una mujer morena
resuelta en lunas
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete niño
que te traigo la luna
cuando es preciso.
Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.
Miguel Hernández

Quiero, a la sombra de un ala,
Contar este cuento en flor:
La niña de Guatemala,
La que se murió de amor.
José Martí

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Pablo Neruda

Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero
Mario Benedetti
Mira que el amor es fuerte;
vida, no me seas molesta,
mira que sólo me resta,
para ganarte perderte.
Venga ya la dulce muerte,
el morir venga ligero
que muero porque no muero.
Teresa de Jesús

Satélite de ti, no hago otra cosa,
si no es una labor de recordarte.               
-¡Date presa de amor, mi carcelera! 
Miguel Hernández.

Estoy triste, y no sé por qué,
he bebido amor,
y aún tengo sed.
Estoy sola, y no sé por qué
Federico García Lorca
quisiera saberlo,
mas no lo diré.
Estoy sola y no sé por qué,
quisiera besar,
y no sé a quién.
Estoy enamorada, y no sé de qué.
Gloria Fuertes

si alguna vez 
advierte 
que la miro a los ojos 
y una veta de amor 
reconoce en los míos 
no alerte sus fusiles 
ni piense qué delirio 
a pesar de la veta 
o tal vez porque existe 
usted puede contar 
conmigo 
Mario Benedetti

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde, animoso,
no hallar, fuera del bien, centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso.
Huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño ;
creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño:
esto es amor. Quien lo probó lo sabe.
Lope de Vega

Las manos de mi cariño
te están bordando una capa
con agremán de alhelíes
Jorge Luis Borges
y con esclavina de agua.
Cuando fuiste novio mío,
por la primavera blanca,
los cascos de tu caballo
cuatro sollozos de plata.
La luna es un pozo chico,
las flores no valen nada,
lo que valen son tus brazos
cuando de noche me abrazan,
lo que valen son tus brazos
cuando de noche me abrazan
Federico García Lorca

Mi corazón recogerá tu rosa,
sobre mis ojos se echará tu brisa
tu luz se dormirá sobre mi frente...
Juan Ramón Jiménez

He cometido el peor de los pecados
que un hombre puede cometer. No he sido
feliz. Que los glaciares del olvido
me arrastren y me pierdan, despiadados.
Jorge Luis Borges

Mujeres de la Historia

Yo puedo ser, es un divertido y aspiracional programa educativo para que los alumnos y alumnas de Primaria trabajen en grupo, planteándose qué quieren ser de mayores, cómo alcanzar sus sueños, buscando grandes referentes femeninos, derribando estereotipos de género y fomentando la igualdad.
Entre sus objetivos destacan:
Empoderar a niños y niñas para que se atrevan a soñar -ser lo que quieran ser- dotándoles de las herramientas y el conocimiento para elevar su confianza y potencial y lograr sus metas.
Luchar contra los estereotipos de género poniendo especial énfasis en el papel de la mujer a lo largo de la Historia.
Si queréis participar y profundizar encontrar nuevos referentes femeninos para nuestra historia, seguir el siguiente enlace:

2.05.2018

Las mujeres en la Generación del 27

Queremos recordar a algunas poetas que formaron parte de la Generación del 27, y que merecerían ser más conocidas.


La pared transparente

La pared transparente

Huele a sol y a resina.

crece el pino apuntando

a una meta celeste.

La mañana suspensa

en un jardín remoto,

una rosa perdida.

que perfuma el recuerdo.

¿Terminar el poema?

dejarlo tembloroso

como una rosa viva

pendiente de su sombra.

Aletea el silencio.

Alguien viene a buscarme

y huele a eternidad

solamente un minuto.

Ernestina de Champourcin




Nadadora

Mis brazos:

Los remos.

La quilla:

Mi cuerpo.

Timón:

Mi pensamiento.

(Si fuera sirena,

mis cantos

serían mis versos.)

Concha Méndez

Los mapas de la escuela,

todos tenían mar,

todos tenían tierra.

¡Yo sentía un afán
por ir a recorrerla!...
Soñaba el corazón
con mares y fronteras,
con islas de coral
Y misteriosas selvas…
Soñaba el corazón…
¡Oh, sueños de la escuela!
 Concha Méndez
 

2.04.2018

Poemas desde el amor I


Dentro de las actividades incluidas en nuestro proyecto de lectura, se encuentra la conmemoración de efemérides. Para conmemorar el próximo día 14 de febrero, nos hemos tomado la licencia de jugando con su nombre transformarlo  en “Día del amor en la poesía”.
Para ello os proponíamos, trabajar con nuestro alumnado en la composición de versos o la copia de versos, para dedicarlos a sus seres queridos.
Por ello y sabiendo lo complicado de esta empresa, ya que cada uno tiene su poemas de amor y lo entiende de forma diferente, recabamos algunos versos sueltos, que por lo menos, seguro que nos conmoverán.Si queréis disfrutarlos completos, todos los encontramos en nuestra entrada la "Poesía de la semana"

Solo me queda el corazón. Palabras
ya no me bastan. Sobra el pensamiento.
Solo me queda el corazón, más grande,
cada vez más amargo y más sediento.
Pilar Paz Pasamar.

NO TE QUIERO sino porque te quiero
y de quererte a no quererte llego
y de esperarte cuando no te espero
pasa mi corazón del frío al fuego.
Te quiero sólo porque a ti te quiero,
te odio sin fin, y odiándote te ruego,
y la medida de mi amor viajero
es no verte y amarte como un ciego.

Pablo Neruda

“Mi pecado es terrible;
quise llenar de estrellas
el corazón del hombre”
Marcos Ana

Cultivo una rosa blanca
En Junio como en Enero,
Para el amigo sincero,
Que me da su mano franca.
José Martí

El corazón es agua
que se acaricia y canta.
El corazón es puerta
que se abre y se cierra.
El corazón es agua
que se remueve, arrolla,
se arremolina, mata.
Miguel Hernández

 Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia
si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos
Mario Benedetti

Tristes guerras
si no es amor la empresa.
Tristes. Tristes.
Tristes armas
si no son las palabras.
Tristes. Tristes.
Tristes hombres
si no mueren de amores.
Miguel Hernández.

Ama si eres Amor, que si procuras
descubrir, con sospechas y recelos
en mi adorado sol nieblas escuras, 
en vano me lastimas con desvelos.
Trate nuestra amistad, verdades puras:
no te encubras, Amor, si quieres celos.
Lope de Vega
Es el amor, según abrasa, brasa;
es nieve a veces puro hielo, hielo;
es a quien yo pedir consuelo suelo,
y saco poco de su escasa casa
Francisco de Quevedo

¡Y tanto, y tanto te amo
que mis palabras mueren
en un rumor de besos sin descanso!
Gabriel Celaya


Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.
Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.
Juan Gelman

Escribí en el arenal
los tres nombres de la vida:
vida, muerte, amor.

Una ráfaga de mar,
tantas claras veces ida,
vino y los borró.

Miguel Hernández

Dame la mano y danzaremos
dame la mano y me amarás.
Como una sola flor seremos,
como una flor, y nada más…
Gabriela Mistral

LLegó con tres heridas:
la del amor
la de la muerte
la de la vida.
Miguel Hernández.

Si tú me abandonaras te quedarías sin causa
como una fruta verde que se arrancó al manzano,
de noche soñarías que te mira mi mano
y de día, sin mi mano, serías sólo una pausa;
Félix Grande

¡Ahí viene mi cabra guapa!
(La quiero tanto como a una dama)
¡Qué bien camina, miradla!
¡Cómo mira y cómo indaga!
¡Cómo de pronto se para!
........................
yo sé que es una mujer
que está escondida en la cabra.
 Juan Ramón Jiménez.

Una mujer morena
resuelta en lunas
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete niño
que te traigo la luna
cuando es preciso.
Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.
Miguel Hernández

Quiero, a la sombra de un ala,
Contar este cuento en flor:
La niña de Guatemala,
La que se murió de amor.
José Martí

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Pablo Neruda

Los suspiros son aire
y van al aire. Las lágrimas son agua y van al mar.
Dime, mujer, cuando el amor se olvida,
¿sabes tú adónde va?
Gustavo Adolfo Bécquer